Si quieres leer una biografía más tradicional y breve, por ahí hay un texto que chance te sirva. Si prefieres algo más platicado…

De origen era un músico, fotógrafo y cineasta; y así fue un tanto de tiempo. Estudié en Fermatta composición musical, pero no terminé; la dejé por un Diplomado en Fotografía en León. Luego estudié Comunicación en la Ibero Ciudad de México y amé cada minuto de esa etapa. Aun en los días malos, ser comunicólogo me emocionaba — me emociona–. En esos muros conocí a las personas más increíbles que podría haber imaginado.

Me dediqué al periodismo mis primeros tres años de graduado. Edité una revista digital en DF y luego una revista impresa en Nueva York. Por ahí el British Council me llamó a una red internacional de líderes emergentes, llamada la TN2020 (Transatlantic Network 2020), y pude viajar a muchas partes del mundo para escuchar sobre el futuro y para conocer a otros líderes emergentes de más de cincuenta países. Fue una etapa de duras verdades, como que ser comunicólogo no basta para enfrentar los problemas que aquejarán al mundo en los próximos cincuenta años. Un día, en un café de París, mi segundo padre me preguntó retóricamente: “Raúl, ¿cuántas acciones posibles crees que tenemos en política?”. “¡Dos!” me dijo, cuando no pude contestar. Era tan simple: involucrarse y cambiar las cosas o no involucrarse y dejar que otros tomen decisiones que afectarán la mayor parte de tu vida. Recuerdo haber regresado a México de ese viaje con muchos conflictos internos.

Unos meses después una ONG internacional me ofreció una beca para estudiar Derecho en la escuela de mi preferencia, siempre y cuando fuera en México. Escogí el ITAM y convencí a dicha ONG de pagarme no solo Derecho, sino Economía. Luego la Ibero me invitó a un desayuno para egresados y ahí me convencieron de estudiar de una vez la Maestría en Filosofía para terminar de amarrar todas mis licenciaturas —en unos años, espero también terminar ahí mi doctorado—. También trabajo en montón de proyectos comerciales, lúdicos y de interés social. Y por ahí, entre tantas cosas, existo.

Estos tres párrafos tan solo parecen decir mucho sobre mí, pero quiero pensar que hay más que un montón de carreras y proyectos en el fondo de lo que soy. O por lo menos quiero imaginar que puedo seguir siendo el músico, fotógrafo y cineasta que se aventuró a navegar en el mar de lo que sucede cuando decides involucrarte en todo lo que te rodea.

Y ahora sí, bienvenido a mi sitio, espero poderle dar aquí orden al caótico torbellino que surge entre todas las cosas que hago.

R.