Apuntes de un camino distinto

Estos son mis apuntes del seminario sobre datos duros de las elecciones locales del 2021, del 26 de junio de dicho año en San Miguel de Allende. Mi intención no sólo es ordenar aquí mis ideas para presentarlas, sino también dejar este texto como acompañamiento de la presentación para cualquiera que quiera revisar los números y nociones descubiertas.

Estos apuntes se pueden ir leyendo a la par de las diapositivas, las cuales se pueden descargar dando clic aquí.

¿Por qué es importante este tema?

En este proceso electoral 2020-2021, salimos a participar casi 30 mil candidaturas a lo largo y ancho del territorio, renovando 15 gubernaturas, 642 a diputaciones locales, 1923 ayuntamientos y 300 diputaciones federales. Más de 7 mil millones de pesos se presupuestaron y gastaron en esta elección —según datos del INE— para abrir el aparato público a la participación ciudadana.

Sin embargo, los datos parecen indicar que sólo un muy pequeño porcentaje de esas candidaturas era viable, al estar secuestrada la democracia por las cúpulas de los partidos grandes. Es decir, cada uno de los gobiernos locales están siendo mayormente decididos por las dirigencias de máximo tres partidos con viabilidad de ganar cada una de esas elecciones locales y todos agrupados en dos visiones antagonistas.

El punto más importante de lo anterior es que si no cambian las cosas, será imposible a futuro la participación de quienes quieran entrar a la res pública, a menos que sean parte de esas cúpulas y sus dos visiones polarizadas.

Attolini, incluso siendo parte de uno de esos partidos cupularios, quedó lejos de la victoria; arroyado por la maquinaria del PRI y por las cúpulas morenistas que prefieren perder que abrir espacios a nuevos perfiles.

¿Qué pasó?

Las intentonas independientes fracasaron en todo el país. De 670 aspiraciones a nivel nacional, muy pocas juntaron las firmas y sólo un puñado logró la victoria. Principalmente los dos alcaldes independientes que buscaban la reelección en Tequisquiapan y San Pedro Garza García.

Los partidos nuevos perdieron el registro, ahogados por la polarización de los partidos grandes. Todos los candidatos y equipos que entraron a las filas de estos partidos buscando un nuevo espacio de crecimiento político, se quedaron sin partido en la misma elección en que nacieron.

Los principales ganadores fueron el PAN y Morena. En segundo grado ganaron el PRI, el Verde y MC. Los demás partidos que no perdieron el registro, se enfrentarán a un 2024 en donde seguramente sí perderán el registro ante la creciente polarización.

Se consolidaron dos visiones muy limitadas y polarizadas de país: estar o no estar con la 4T. El discurso polarizante sólo le sirve a las fuerzas grandes, que centrifugaron a los electores. Estas visiones no son suficientes para la construcción de un país justo.

Finalmente, donde ha habido alternancia existen vestigios de posibles pactos cupularios que mantengan las cosas en el mismo estado, que impidan el cambio. Nuevamente, un efecto de la polarización del poder que permite la imposición de los intereses de los líderes de los partidos grandes.

Nuestro caso de estudio: un camino distinto

Unos pequeños antecedentes

En 2019, tres amigos del ITAM imaginamos Lánzate por Guanajuato. Dos de esos amigos habían formado parte de Wikipolítica, en las campañas de Pedro Kumamoto en Jalisco y Roberto Castillo en Ciudad de México. El otro era yo, un panista progre desencantado que en la elección de 2018 mejor se fue a juntar firmas por Marichuy.

En 2015 y 2018 siempre vi con mucha ilusión lo que hacían en Wikipolítica; principalmente la posibilidad de abrir espacios no sólo a los jóvenes, sino al progresismo juvenil universitario que hoy sigue sin tener cabida en los partidos tradicionales.

En Guanajuato terminamos lanzando 7 aspiraciones ciudadanas, usando recursos personales y estirando el gasto lo más posible. Sólo mi aspiración logró las firmas. Cuatro fueron una tomada de pelo. Las otras dos sólo les faltó tiempo y algo de recursos.

Modelo aplicado

Tomando lecciones del libro “Obama Groundbreakers” y aprendizajes de Wikipolítica, armamos un modelo donde todo era dirigido hacia territorial. De Obama tomamos la estructura de nodos por región (por grupos de secciones) y de la Wiki su capacidad para hacer brigadeo profundo, que no es otra cosa que brigadeo pedagógico que invita a reflexionar al ciudadano.

Todo fue territorio. Cada voluntario tenía una meta de contactos diarios. En firmas eran 60 diarias, en campaña eran 40. El contacto era toda una plática de 10 a 15 minutos, llevando la reflexión hacia la conclusión de votar por un independiente. Para comprobar la intención de voto se pedía el número de whatsapp y se le mandaban mensajes de reforzamiento en días siguientes.

Estimamos que cada contacto se traduciría en 2 votos y buscamos llegar a 28 mil contactos en seis semanas de campaña. Otros movimientos nacidos de la wiki pensaron que cada contacto eran 4 o hasta 6 votos, lo cual nos hizo sentir seguros con nuestro estimado de 2 votos por contacto.

Para reforzar lo anterior, innovamos respecto de los demás movimientos wiki, metiendo muchísima pauta en redes sociales con videos de temáticas segmentadas. Nuestros videos llegaron a más de 80 mil personas en el distrito y en San Miguel llegaron a 40 mil, que es mucho más que el alcance de la televisión local.

Resultados del modelo aplicado en San Miguel de Allende

En seis semanas con 50 voluntarios aprox, logramos aproximadamente 18 mil contactos. Pero no logramos darle seguimiento adecuado en whatsapp ni a la mitad de esos contactos. Pegamos también 5000 posters con propuestas, 15 mil calcas en puertas, 500 calcas en vehículos y 100 lonas en comunidades rurales.

Logramos 3278 votos computados, con la probabilidad de que otros 400 votos se quedaron en los nulos. Del total de votos logrados, 3057 fueron de San Miguel de Allende y 221 de Apaseo el Grande, en donde no hicimos campaña territorial, sino sólo de redes sociales con pauta.

En porcentajes, esto significó un 3.64% de la votación en el distrito, un 5.13% de la votación en San Miguel de Allende y un 6.45% en las secciones donde hicimos campaña.

Comparativo 2018 – 2021

  • En 2018, la candidatura independiente de Mario en San Miguel de Allende logró el 7.31% de la elección.
  • Si lo ajustamos con la caída de participación que vivimos en esta elección, daría un 6.57%.
  • Esto implica que en la ciudad, sacamos 1.4% menos votos que el independiente líder de la elección pasada.

Problemas con comparación

La comparación no es tan simple, pues las candidaturas no eran las mismas. La Diputación Local es una candidatura que genera poca atención y es la candidatura que en los datos muestra mayor voto en cascada.

Además, en 2018 no hubo COVID ni las repercusiones anímicas que ha generado en el electorado y la participación fue 10% que ahora. ¿Pero puede explicarse la caída independiente sólo con eso?

¿Cascada o división del voto?

La regla general en todos los partidos, excepto el PRI, fue que las diputaciones locales y federales sacaron más o menos lo mismo que las candidaturas a ayuntamiento (margen de +-4%); mostrando que en los partidos fue casi nula la diferenciación.

En el caso del PRI en San Miguel, tanto la Diputación Local como la Diputación Federal sacaron 3000 votos menos que la candidatura a Ayuntamiento. La hipótesis es que los 3000 que salieron a votar por el independiente, al votar por alcalde hicieron voto útil contra el PAN.

Sin esos 3000 votos perdía el PRI por mil votos. Con esos 3000 votos ganaba Morena por mil votos. Lo cual significa que quienes decían que una candidatura independiente sólo divide el voto, en realidad lo que hace es que puede empujar una elección paralela, pero no modifica el voto en cascada.

Indicadores externos. ¿Qué pasó en otras ciudades y estados?

Independientes de Comonfort

El movimiento independiente de Comonfort tiene el mismo tiempo que el movimiento de la Wiki. En 2015 fueron la primer victoria independiente en Guanajuato, con una sorpresiva cantidad de 7873 votos.

En 2018, el alcalde no logró ganar la reelección como independiente, perdiendo con 3615 votos. En 2021, se lanzó quien fuera su Director de Desarrollo Económico, perdiendo con 1416 votos. Cada año han perdido 60% de fuerza.

Su campaña, cercana a la nuestra, fue de corte tradicional, haciendo mítines en cada comunidad. Nos reportan que su principal agravio fue que los partidos grandes gastaron mucho (lonas, eventos, despensas, etc.).

Independiente en Dolores Hidalgo

En 2018, José Julio logró una sorpresiva cantidad de 10’605 votos. Metiendo dos regidores, se puso a trabajar los tres años en crear un movimiento en torno a su persona y logotipo: una carita feliz amarilla y muy fácil de identificar en la boleta.

En 2021, regresó a la elección como el favorito en todas las encuestas, sacándole hasta 10 puntos al segundo lugar. Parecía imposible que no ganara la elección.

Perdió con 14’282 votos, 3500 votos debajo del ganador y metiendo tres regidores. Se percibe que incluso con la percepción de ganador, la polarización de la elección y la capacidad operativa del PAN en el día de la elección, fueron los factores decisivos para que no lograra concretar la victoria.

Otros independientes de Guanajuato

En Salamanca, fue paradigmático el caso del empresario Juan Carlos Gonzalez Muro. Con buenos recursos económicos y una junta de firmas muy exitosa, su campaña se aisló y no logró impactar ni siquiera en los medios. Habiendo sacado 11 mil firmas, apenas sacó 1959 votos.

En Irapuato, un ex futbolista muy conocido se lanza, logrando 13’350 firmas y 13’505. El PAN ganó con 79 mil votos, demostrando que ser conocido no es tan determinante como muchos consultores piensan.

En Silao un ex candidato del PRI se lanza, logrando 5’254 firmas pero sólo 2’191 votos, confirmando también que no basta conocer el sistema operativo de una campaña o tener estructura partidista.

El futuro florece

Fue antes la Wiki de Nuevo León. Lanzaron a Ale del Toro en 2018, logrando 4’108 votos en el Distrito 6 en Monterrey. Sin haber ganado, fueron la única wiki que se mantuvo trabajando. Una vez desarticulada la wiki federal, reaparecieron en 2021 como El Futuro Florece.

En total este año lanzaron 6 aspiraciones y lograron 5 de ellas las firmas para ser candidatura. Su mejor resultado fue con Roberto Alviso en el mismo distrito que Ale del Toro en 2018, logrando en esta ocasión 2’755 votos (3% aprox del distrito), una caída de 35%. En otros distritos cayeron a una media de 1’200 votos por candidatura.

Kumamoto en 2021

La Wiki Jalisco pierde en 2018 la candidatura al Senado (y todas las demás independientes que lanzaron), pero forman con esa inercia el partido político local Futuro Jalisco.

Lanzan a Kumamoto en Zapopan para alcalde, donde ganó en 2015 su diputación local. Entiendo que parte del proyecto fue que él ganara y parte que transfiriera votos a las diputaciones locales para que lograran mantener el registro.

En 2015, Kuma contendió para diputado local por uno de los tres distritos de Zapopan, ganando con poco más de 50 mil votos. En 2018, como candidato al Senado sacó en todo Jalisco casi 800 mil votos, siendo 220 mil de todo el municipio de Zapopan.

En 2021, la campaña de Kuma se enfrentó a un MC consolidado y enfrentado a Morena. MC sacó la carta de ser el único frente contra la 4T. Kuma perdió sacando apenas 50 mil votos, MC ganó con 180 mil.

La caída de Kuma fue de 75% en tres años, es decir, de cada 4 personas que en Zapopan votaron por él en 2018 para Senador, sólo 1 votó nuevamente por él para alcalde.

Futuro Jalisco

A pesar de la derrota de Kumamoto, el partido Futuro Jalisco logró mantener el registro, contrario a la tendencia nacional de pérdida de registro de partidos nuevos.

Además, lograron una diputación local plurinominal, ganaron dos ayuntamientos y varias regidurías en todo Jalisco; con la posibilidad de seguir construyendo política innovadora y abrir puertas para que su militancia pueda ganar más espacios en 2024.

Nuevos partidos y partidos chicos

Fuerza por México, Redes Sociales Progresistas y Partido Encuentro Social perdieron su registro en esta elección, sacando menos del 3% de la elección. Nueva Alianza Guanajuato parece también ir en camino a perder su registro en el estado de Guanajuato.

Por su parte, el PRD y el PT muestran debilidad operativa que podría dejarlos en la lona en 2024, como partidos con los cuales no es posible construir candidaturas ganadoras, sino sólo acompañar alianzas.

Todos estos partidos en la mayoría de distritos y ciudades caen por debajo del 2% de la elección, lo cual los deja en peor posición que mayoría de independientes que logran 2% o más. Esto indica que la polarización entre los partidos grandes afecta más a los partidos chicos que a los independientes.

Se quedan armadas las estructuras partidistas de quienes perdieron el registro, con montones de jóvenes que quieren ingresar a la política y siguen encontrando las puertas cerradas.

Caso Rios Piter

¿Qué tan importante es que te conozcan para ganar una elección? Armando Rios Piter fue Senador entre 2012 y 2017, además fue Diputado Constituyente en la CDMX y aspirante independiente a la Presidencia de la República en 2018.

Contendió con Fuerza por México por el Distrito 12 Local de la CDMX, con un fuerte presupuesto y su imagen en estampas por todos los postes de la ciudad. Incluso tuvo flotillas de ciclistas moviendo sus anuncios, espectaculares y otros gastos de partido grande. Sólo logró 2’207 votos o el 1.6% de la elección.

Caso Chertorisvky

¿Estar preparado y ser un gran perfil, líder de un partido fuerte es suficiente? Salomón Chertorisvky fue Secretario de Salud Federal con Calderón y Secretario de Desarrollo Económico con Mancera en la CDMX.

En Movimiento Ciudadano fue la figura central del Movimiento Chilango, incluso lidereando al grupo de jóvenes que se aventó a generar “una tercera vía” ante la polarización entre la 4T y sus opositores. Contendió por el Distrito 10 Federal en la CDMX, con una campaña de medios envidiable. Sólo logró 9’080 votos o el 4.6% de la elección.

Muros o caminos: ¿Qué significan todos estos datos para el futuro?

¿Fue la polarización?

Uno de los principales argumentos que aparecen reiteradamente en medios y redes, es que la polarización afectó en esta elección a los independientes y a los partidos pequeños. La gente votó a favor o en contra de la 4T, dejando fuera cualquier otro proyecto local.

En San Miguel incluso podemos decir que el efecto fue doble, porque hubo también polarización entre un candidato del PAN odiado localmente y los punteros que podrían quitarlo. Pero esta polarización difícilmente será relevante en el 2024, cuando ese candidato ya no aparezca en la boleta local.

También se argumenta que cualquier polarización hace irrelevantes las propuestas, pues todo gira en torno a las visiones polarizadas y ya no importa lo que propongan los candidatos.

A nivel nacional, los datos claramente muestran que sí existe una polarización por la 4T. Pero no hay un monopolio anti-4T en el PAN, pues incluso MC logró en Jalisco posicionarse como la mejor opción contraria al obradorismo. En cambio, si parece existir un monopolio a favor de la cuarta transformación, pues ningún partido (ni siquiera el PT) logró capitalizar en el número de votos su cercanía a dicho modelo.

¿Son los perfiles?

La falta de perfiles adecuados creo que puede ser por fin descartada, pues en los datos se verificó pésimos resultados de perfiles muy conocidos y perfiles muy bien preparados.

Quizá en todo caso, más que perfiles se debería de hablar de arraigo en estructuras sociales. El caso de Dolores Hidalgo es importante, pues José Julio logró el doble de porcentaje de votos que Chertorivski en Ciudad de México. Quizá más que crecer el perfil público de los participantes, haya que crecer su capital social, la cantidad de personas que pueden movilizar.

¿Es el acarreo de votos?

Los datos no nos pueden mostrar el efecto del acarreo de votos, sólo es algo que podemos inferir de lo que cada quien vio en la elección. Por mi parte, me tocó ver en esta elección como nunca antes, movilización de estructuras para llevar a votar personas identificadas como votantes de una u otra fuerza política.

Es probable que para participar en política, los nuevos actores políticos deban encontrar mecanismos legales e innovadores para asegurar que las personas que se identifican con su proyecto vayan a votar.

¿Es la apatía?

Con más del 55% de abstencionismo, en muchos casos con que hubiera aumentado la participación un 10%, la elección hubiera sido muy distinta. En nuestro caso, con que 1 de cada 6 que no votaron hubiera salido a votar por nosotros, hubiéramos ganado por mucho la diputación local. 6 de cada 10 no votaron, 1 de esos 6 nos daba la elección.

En Canadá la participación es mayor al 65%, mientras que en Estados Unidos es en promedio 10 puntos menor. Países como Australia, con voto obligatorio, tienen una participación de 95%. ¿Será que debemos invertir tiempo en educar a las personas para que salgan a votar?

¿Es la compra del voto?

Sea con tinacos y despensas, o con billetes de quinientos entregados contra la foto del voto; el fenómeno de votos comprados es muy común y casi imposible de perseguir.

El gobierno funciona a través de programas sociales que es muy fácil convertirlos en programas electorales. Por su parte, quien tiene dinero y voluntad no tiene ningún problema en conseguir personas que estén dispuestas a vender su voluntad por un billete de quinientos.

¿Se puede luchar contra este fenómeno? ¿O es mejor esquivarlo con operación política del día de la elección, llevando votantes y olvidándose de los votos comprados por los candidatos tradicionales?

¿Hay un desgaste de la figura independiente?

No sólo se trata de que el Bronco ha generado una imagen errónea de lo que puede ser un independiente, pues lleva toda su gobernatura haciendo más ruido que trabajo y mostrando viejas formas de operar la política.

Pudiera ser que ante la aparición de la figura independiente en 2015, ha habido una nula consecuencia positiva en la vida de las personas. ¿Qué ha ganado la población porque existan independientes? ¿Cómo se puede comunicar eso a la población para que defienda la figura independiente?

¿Será necesario entrar a un partido grande?

Quienes competimos en esta elección, especialmente quienes se quedaron sin partido o quienes tendríamos que volver a juntar firmas, tenemos que pensar si los datos de 2021 nos llevan a la conclusión que no se puede participar en política sin entrar a un partido grande.

El problema con eso es que los datos de selección de candidaturas en los partidos grandes apuntan más a compadrazgos que a sistemas objetivos para seleccionar candidaturas. Las precampañas no están siendo justas ni mucho menos abiertas.

¿Es viable el camino independiente?

Si la polarización se mantiene o incrementa en 2024, no parece viable pensar que las candidaturas independientes puedan lograr resultados distintos en 2024.

Además, las restricciones para participar son muy difíciles de sortear. No sólo es juntar firmas, es cumplir con una serie de requisitos leoninos para poder registrarse.

Sin embargo, en los datos se muestra que las candidaturas independientes tuvieron mejor desempeño que los partidos pequeños.

¿Cuál es la mejor estrategia para participar en 2024?

De todos los datos presentados, pareciera que el fracaso más grande lo vivió Pedro Kumamoto con Futuro en Jalisco, pero eso sólo es ante la lectura limitada sobre sus propios resultados entre 2018 y 2021.

Si entendemos el fenómeno de Futuro Jalisco como un partido que se ha ido creando desde 2015, con una victoria y varias derrotas; entonces podemos compararlo con partidos como FxM, PES, RSP, NA Gto, PRD y PT. En todos esos casos, Futuro Jalisco tuvo mejor desempeño y a diferencia de los primeros cuatro, mantuvo su registro.

La realidad es que es muy probable que en 2024 quienes salgan vuelvan a perder, por lo cual cualquier estrategia para el futuro debe pensar más allá de 2024. ¿Qué es lo más conveniente para aumentar la participación política en Guanajuato?

(Visited 19 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *